domingo, 4 de septiembre de 2016

Educación ¿para qué? Alma Dzib Goodin

Educación ¿para qué?

Alma Dzib Goodin*
Le debo la inspiración para esta nota a mis buenos amigos José Manuel Bautista Vallejo de España y a José-Heber de León quien vive en la hermosa región de Chiapas en México. Todo comenzó con una publicación de José Manuel hace un par de semanas. Él escribió sobre la educación personalizada, aquí en el espacio de Educ@rnos. En los comentarios a su escrito comenzamos un debate sobre el tema de que la “educación” no puede ser personal por definición, pues ésta se estructura sobre la idea de lo que un grupo de personas decide que se debe aprender, bajo ritmos y paradigmas específicos, por ende, el estudiante se va a insertar en esta estructura y depende del estudiante que su desempeño sea adecuado, a partir de los parámetros específicos de clasificación que la educación tiene tanto interna, como externamente.
Hasta el momento, solo hay un modelo de aprendizaje personalizado, a mi parecer, que son las estrategias tipo Coursera, en los cuales uno puede estudiar lo que desee, en el momento en que se desee, al ritmo que se desee y permite incluso crear su propia ruta curricular. No existen limitaciones como perfil de ingreso o de egreso y es posible estudiar en grupo o sin socialización alguna. Cada persona pone sus propios límites. Además de todo, en general es gratuito, dejando sin excusas para no aprender.
Sin duda, habrá quienes digan que el modelo Montessori abrió la puerta para el aprendizaje personalizado, el cual en su visión original así fue, pero en el momento en que se inserta bajo un esquema educativo, comienza a tener programas que el alumno debe cumplir, además de que existen restricciones temporales, de espacio y de materiales.
Con este contexto, cuando mi amigo José-Heber me comparte algo que se conoce como la “escalera de la meta cognición” que marca el primer peldaño como, ¿qué he de aprender?; el 2 indica ¿cómo he de aprender?; el 3 dice ¿para qué me ha servido?, y el 4, que es el escalón más alto, dice ¿en qué otras ocasiones puedo usarlo?, es claro que es un modelo muy educativo, pues el aprendizaje comenzaría con el ¿para qué aprender?, pues es un proceso adaptativo, que responde al ambiente, y no requiere de un programa. A diferencia de la educación que siempre inicia con un “qué aprender”.
Es entonces que surge la pregunta del para qué de la Educación, aunque no se preocupen, no estoy en contra de ella, es solo que a diferencia de la naturaleza que incluso a nivel molecular trata de adaptarse al ambiente, de ahí que el aprendizaje y la memoria dependan de la plasticidad sináptica, la educación no ha cambiado el modelo de enseñanza desde sus primeras manifestaciones. Se continúa con alguien que enseña, bajo un programa y alguien que debe aprender dichos contenidos en un ambiente específico, bajo tiempos específicos.
La gran enseñanza de la naturaleza es que el ambiente guía las respuestas cuyo éxito depende de la capacidad de adaptación, no solo a nivel conductual sino genético, pues obedece a la necesidad de pervivencia de las especies. El único programa a seguir es mantenerse sobre la faz de la tierra.
¿Pueden los niños ser capaces de diseñar su camino de aprendizaje escolar?, las enseñanzas naturales dicen que no, es por ello que la mayoría de los mamíferos pasan tiempo con sus crías, y entre más grande el cerebro, más tiempo los padres han de cuidar y mostrar las conductas adaptativas a su medio. En este sentido, cabe señalar que el ser humano es la especie que cuida de sus crías por más de 20 años, no solo como naturaleza paterna, sino social. Somos la única especie que pasamos los mejores años de nuestras vidas escuchando, qué, cómo, cuándo y para qué aprender. Paradójicamente, somos también la única especie que al final de todo ese proceso, hemos de encontrar nuestros talentos y dar respuesta al ambiente; es por ello que hay tantos egresados con título universitario en el comercio informal o brindando servicios de transporte, pues las respuestas requeridas en el ámbito laboral no están incluidas entre sus habilidades, o bien deciden romper con los patrones impuesos.
Los pocos modelos educativos que escuchan la acumulada evidencia neurocognitiva, se enfrentan a una pared: eventualmente los estudiantes se han de integrar a una sociedad tradicional, donde se espera que los estudiantes estudien muchas horas, hagan tareas y sean pasivos. De ahí que la educación no pueda ser solo un tema de los académicos, los diseñadores curriculares o las autoridades, pues ha de ser una tarea para todos los niveles de la sociedad, de ahí que la pregunta que debería permear toda discusión en torno al aprendizaje sea: educación ¿para qué? y cada quien puede fijar su visión en torno a ello.
*Directora del Learning & Neuro-Development Research Center, USA. alma@almadzib.com

sábado, 27 de agosto de 2016

Un espacio de aprendizaje y concientizacipon del cuidado del ambiente

El Caspirol de la Montaña … Un espacio de aprendizaje y concientización del cuidado del ambiente


Compartir en facebook
15 de agosto de 2016
José Heber De León Monzón. Ciudad Hidalgo, Chiapas, México CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica.
El Caspirol de la Montaña, es un espacio agroecológico donde la diversificación de la producción ha dado lugar a un ambiente natural con un gran valor para la enseñanza y el aprendizaje por una cultura por el cuidado del ambiente; por lo que ha sido de gran importancia como estrategia didáctica que los estudiantes realizan un diagnóstico ambiental en este sitio.

Como un intento de dar una respuesta a la resolución 66/288 “El futuro que queremos” de la Asamblea General de la Naciones Unidas por cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)http://www.oei.es/decada/accion.php?accion=25, es indudable que para concientizar a la humanidad de la emergente necesidad de garantizar el desarrollo sostenible, debemos iniciar desde las aulas.
Considerar lo que señala Alberto Santiago, economista y docente jubilado, creador de la Quinta Agroecológica El Caspirol de la Montaña que “La Tierra donde habitamos es un organismo vivo gigantesco. Nos ha dado la vida y recursos en abundancia. Hoy está muy enferma.”, es un llamado a enfrentar los problemas ambientales, algunos de ellos producto de la actividad humana. Esto es un asunto que no sólo corresponde a las instituciones sino a la sociedad civil que, dicho sea de paso, escasa ha sido su participación pero que sí demanda sean atendido dichos problemas; por ello, fomentar desde el aula en los jóvenes estudiantes una cultura ambiental es fundamental.
Dentro del currículo de la educación media superior en México, que basa la enseñanza en el desarrollo de competencias genéricas (para la vida) que buscan que todos los bachilleres deben comprender el mundo en el que viven e influir en él; continuar aprendiendo de forma autónoma a lo largo de sus vidas, y desarrollar relaciones armónicas con quienes les rodean, así como participar eficazmente en los ámbitos social, profesional y político. Una de esas competencias genéricas promueven que el joven contribuya al desarrollo sostenible de manera crítica, con acciones responsables, asumiendo una actitud que favorezca la solución de problemas ambientales en los ámbitos local, nacional e internacional; que reconozca y comprenda las implicaciones biológicas, económicas, políticas y sociales del daño ambiental en un contexto global interdependiente; y, coadyuve al alcance de un equilibrio entre los intereses de corto y largo plazo con relación al ambiente. De igual manera, fortaleciendo una formación educativa integral, el currículo considera otras competencias más específicas, las disciplinares y las profesionales o de capacitación para el trabajo; que dan al educando elementos para enfrentar y dar solución, apoyados en la ciencia y la tecnología, una situación problema de su entorno.
En ese sentido, en el CBTa No. 60, los estudiantes de Ecología realizan un diagnóstico agroecológico in situ en el sistema productivo de El Caspirol de la Montaña, para ello hay que trasladarse en el autobús escolar (una aventura académica), desde el plantel a 18 msnm hasta el sitio a 453 msnm, con cambios interesantes en la vegetación muy marcadas. Las actividades que desarrollan los estudiantes son: capturas fotográficas, transectos, diversidad y abundancia vegetal (prensa botánica), medición forestal (cálculo de altura de árboles por trigonometría, área de copa bajo la sombra, diámetro a la altura de pecho, etc.), inventario de especies productivas (árboreas, arbustivas y herbáceas), recursos naturales disponibles para la producción (agua, luz, clima), biotecnologías presentes (lombricultura, cría de aves de corral)… con estos datos recabados los estudiantes en comparación con otro sistema no agroecológicos (estudios que realizan en sus comunidades de origen) emiten juicios y propuestas sobre el cuidado, conservación y restauración del ambiente con un sentido de desarrollo sostenible.
Los estudiantes inscritos en el curso de Ecología corresponde a diferentes áreas de formación profesional, por lo que desde su enfoque académico socializan esta experiencia de aprendizaje, que concretan con un proyecto para resolver un escenario de una situación problemática que eligen como tema, entre algunos se pueden citar los siguientes: “El impacto de los residuos tecnológicos en el ambiente”, “Uso y manejo del agua”, “Los medicamentos caducados en el ambiente”, “Alimentos orgánicos y naturales”, entre otros.
El Caspirol de la Montaña, es entonces un espacio de aprendizaje y conciencia ambiental, por lo que se concluye con lo que Alberto Santiago puntualiza en su carta publicada en la revista Ecofronteras http://revistas.ecosur.mx/ecofronteras/index.php/eco/article/view/1625:
  • Subrayo con énfasis: cuando se atiendan las causas, las consecuencias se corregirán, pero si no, únicamente estamos acelerando la destrucción de nuestro hábitat natural.
  • Recapacitemos: Todo el desorden está dentro de nosotros mismos. Cambiemos nuestros hábitos y conductas porque solo así ayudaremos a la Tierra. Salvémosla para salvarnos nosotros
  • Cobremos conciencia. Hagamos algo al respecto, ya no la perjudiquemos. Ya no nos dañemos más.
Desde el aula, los estudiantes reflexionan, critican y formulan propuestas a favor de los objetivos del desarrollo sostenible. No sólo los estudiantes cuando cursan la asignatura de Ecología realizan visitas a El Caspirol de la Montaña, acuden también en los módulos profesionales de la carrera de Técnico Profesional en el nivel medio superior. También es visitado por estudiantes de universidades y personas de la sociedad que comparten la filosofía de la educación ambiental; todos ellos informados desde en otro espacio creado para el desarrollo productivo, económico y social de pequeños productores de la región y que ya es un símbolo de sustentabilidad entre la sociedad en el sureste mexicano, el Tianguis de productos orgánicos y naturales “El Huacalero”, http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?El-Tianguis-de-Productos-Organicos
Palabras clave:

jueves, 7 de julio de 2016

Imágenes de la naturaleza… Proyecto con la colaboración de docentes miembros de la Red Iberoamericana

Imágenes de la naturaleza… Proyecto con la colaboración de docentes miembros de la Red Iberoamericana


Compartir en facebook
30 de junio de 2016

José Heber De León Monzón. Ciudad Hidalgo, Chiapas, México CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica.

Como una idea compartida de docentes de la Red Académica “La telaraña de la Ciencia” de motivar y sensibilizar a los estudiantes sobre la belleza de la naturaleza y aún en aquel sitio que quizás no sea un atractivo visual por el impacto de la actividad humana hay algo que admirar y cuidar, pues ahí hay seres vivos que habitan y forman parte importante de ese ecosistema. A los estudiantes se les solicitó que con sus celulares o tablet tomaran fotos para compartir con la comunidad a través de las redes sociales.


En la búsqueda de acciones que sea de interés de los estudiantes que sirvan de pretexto pedagógico para abordar temas ambientales, como parte de la planeación didáctica de la asignatura de Ecología que cursan estudiantes de 4º semestre del bachillerato tecnológico, apoyados en la metodología de proyectos, se les solicitó a los estudiantes que durante los diferentes recorridos que hacen cotidianamente, eligieran algo que impactara a sus sentidos y denotará la belleza de la naturaleza, reconociendo que ese sitio es el hábitat de alguna población de seres vivos.

Aunque no fue algo planeado inicialmente y con motivo de algunas celebraciones de temas ambientales, se les propuso a los estudiantes socializar las mejores imágenes en los grupos de proyectos educativos en Facebook “Telaraña del Ciencia” y “Tlamatqui”. Y ¿porque no hacer de este proyecto algo de más trascendencia que motivará más a los estudiantes? De esa manera, y gracias a la comunicación que se mantiene tanto en la plataforma de las Comunidades de Educadores de la OEI, Facebook, Twitter y Google con miembros de estas redes académicas cada vez más crecientes, se buscó la colaboración de docentes e invitarles como miembros del jurado (no como un concurso sino como un propósito pedagógico), y es así como las Maestras Silvia Villanueva (Argentina), Alejandra Planet Sepúlveda (Chile), María Laura Vivas (Sonora, México), el Ingeniero Forestal Cristhian Velázquez (Puebla, México) y la fotógrafa profesional Valeria Gauna (Argentina, radicada en México), con quienes se han compartido espacios académicos –algo que motivo enormemente a los estudiantes; saber que docentes de otros países y estados de México revisarían sus fotografías– Sin duda, las imágenes pueden distar de tomas hechas por profesionales, pero muy meritoria la dedicación que los jóvenes demostraron al ir tras las toma de imágenes con sus dispositivos móviles. Y ¿porque no?, esto pueda ser el despertar de vocaciones en los estudiantes.
Como actividad didáctica, la evaluación pedagógica se convierte en algo indispensable y sin duda algo que motiva a los estudiantes a la entrega de productos de calidad. Por ello, con la finalidad de emitir juicios homogéneos se propusieron revisar los siguientes rasgos:

* Tema (captar la belleza de la naturaleza o el impacto de la contaminación sobre ella)
* Enfoque del objeto
* Proyección de la toma fotográfica
* Impacto visual

Todas las imágenes se publican en los grupos de Facebook señalados anteriormente, indicando las cinco que resultaron ser las mejores fotografías a juicio de los miembros del jurado, una decisión que expresaron les resultó difícil, por la variedad de tomas que lograron con sus dispositivos móviles.

No.
Estudiante
Título de la fotografía
1
Kevin Valencia Mérida
Montaña entre nubes
1
Helen Fernanda Gómez García
Mar y rocas
2
Alejandro Flores Álvarez
Tronco árbol en perspectiva
3
Kevin Valencia Mérida
Erosión en la montaña
4
María Rosario Ozuna
Zona arqueológica Palenque
5
Brayan López Rizos
Flor “Antorcha “

¿… el futuro del proyecto? La integración interdisciplinar quizá sea algo que se dé como resultado de esta actividad escolar, misma que se pretende realizar en el subsistema de educación tecnológica agropecuaria a nivel nacional a través del grupo de Facebook “Red Docentes-DGETA”, por lo que se está pensando que para ediciones futuras lanzar la iniciativa en dos modalidades: 1) Imágenes de la naturaleza (fotos de sitios de temas ecológicos) y 2) Selfies “La naturaleza y yo”. Mis aliados docentes han manifestado su disposición seguir colaborando y fortalecer la iniciativa… esto ha sido posible gracias a la sinergia generada a casi siete años que la OEI impulso la creación de redes de educadores iberoamericanos, según datos publicados al 31 de mayo de 2016 ¡Ya somos 4603!... Un humilde pero digno reconocimiento a la OEI y al equipo académico y logístico que hacen posible este proceso excepcional de interacción entre docentes iberoamericanos

Algo que fue un chispazo, a iniciativa del M.C. Fernando Yépez Pacheco y que retomó el autor del presente artículo, se propuso incluir esta actividad en la planeación didáctica de la asignatura de Ecología, con el propósito de incidir en el desarrollo de una de las 11 competencias genéricas que forman parte del perfil de egreso del estudiante del bachillerato en México (Acuerdo SEP 444), que se expresa que el estudiante “Es sensible al arte y participa en la apreciación e interpretación de sus expresiones en distintos géneros”, específicamente en el atributo “Valora el arte como manifestación de la belleza y expresión de ideas, sensaciones y emociones”, con ello una formación integral de los estudiantes de bachillerato. En ese sentido, el Maestro Yépez planteó la pregunta ¿cómo hacerlo desde las ciencias experimentales? De ahí surgió la presente actividad; esta idea pedagógica resulto ser muy motivadora para los estudiantes lo que nos impulsa a los docentes a continuar en la búsqueda de estrategias que promuevan aprendizajes significativos en nuestros estudiantes.

Grupos de Facebook creado por el autor del presente artículo:
Telaraña de la Ciencia https://www.facebook.com/groups/telarana.ciencia/
Tlamatqui https://www.facebook.com/groups/tlamatqui/
Red Docente-DGETA https://www.facebook.com/groups/1194228830592160/
Acuerdo Secretarial 444 http://www.sems.gob.mx/en_mx/sems/acuerdo_secretarial

Galería de fotos








Palabras clave:

sábado, 26 de marzo de 2016

Interdisciplina en el aula … ¿Un paradigma pedagógico o una propuesta atrevida?

Interdisciplina en el aula … ¿Un paradigma pedagógico o una propuesta atrevida?


Compartir en facebook
26 de marzo de 2016

José Heber De León Monzón. Ciudad Hidalgo, Chiapas, México CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica.
La integración disciplinar es sin duda una buena intención pedagógica que promueve el desarrollo y una formación integral de nuestros estudiantes. Pero, ¿cuál es el nivel de integración que habrá de desarrollarse, la multidisciplina, interdisciplina o transdisciplina? Los estilos de aprendizaje, características, necesidades e intereses del estudiante, la técnica de enseñanza y de evaluación, son cruciales en el diseño instruccional para este propósito.

En la enseñanza tradicional el docente se centra en la transmisión de conceptos y en muchas ocasiones de manera unidireccional, desde una sola disciplina; el aprendizaje se da por lo general de manera memorística, resolviendo situaciones en forma mecánica y no de manera reflexiva.

Las “nuevas” propuestas educativas basadas en el desarrollo de competencias con apertura a la incorporación del diseño de actividades de enseñanza y aprendizaje que se fundamentan en los estilos de aprendizaje de los estudiantes, técnicas de enseñanza constructivistas, considerando aspectos cognitivos, habilidades, socioemocionales y una evaluación holística. En adición, un diseño instruccional que considere las características, necesidad e intereses de los estudiantes para aprender, es fundamental; asimismo, la incorporación de técnicas didácticas que promuevan la autogestión del aprendizaje, tales como integración de contenidos, aprendizaje basado en problemas o proyectos, análisis de casos desarrollados todos ellos en escenarios de aprendizajes relacionados directamente con el entorno del estudiante.

Lo anterior demanda docentes innovadores, capaces en el manejo de situaciones pedagógicas, con dominio en el uso de las TIC’s (Tecnologías de la Información y Comunicación), dispuestos al trabajo colaborativo en colegiados académicos, pues es un hecho que el docente, sin ser experto en todas las áreas, debe propiciar el análisis y abordar los contenidos desde un enfoque interdisciplinario. Para ello, es importante señalar que no se trata sólo de apoyarse en varias disciplinas para abordar una temática sin la interacción entre ellas, pues de esa manera no se contribuye a la resolución de un problema, proyecto, caso o situación determinada; en esta situación la integración disciplinar estaría en un primer nivel, la multidisciplinariedad. Para alcanzar un segundo nivel de integración disciplinar, la interdisciplinariedad, se requiere una interacción plena, es decir, cooperación y reciprocidad mutua en comunión de varias disciplinas, un enriquecimiento mutuo, cada disciplina aportando e integrando contenidos… deseable sería alcanzar un tercer nivel de integración, la transdisciplinariedad, que permitiría analizar el todo para la construcción de un sistema teórico metodológico que dé respuesta, solución, explicación y orientación a una situación dada.

Así por ejemplo, si se desea abordar de manera interdisciplinaria una situación problema de un escenario de la vida cotidiana, como es el uso de antibióticos, las actividades deberán estar diseñadas basándose en los conocimientos previos del estudiante sobre el conocimiento que tiene de lo que es un antibiótico, para que se utilizan, los riesgos para la salud y el ambiente del uso inadecuado de los mismos. En una siguiente etapa del proceso de aprendizaje, el estudiante deberá plantear una ruta de búsqueda de información confiable para la incorporación de nuevos conocimientos, misma que puede ser a través de una investigación de campo o documental, sobre las características estructurales, composición, posología (dosificación), farmacocinética, farmacodinamia (ruta del medicamento en el organismo), resistencia de los microorganismos al ingrediente activo del antibiótico, así como el manejo que habrá de tener productos caducados y su efecto en el ambiente cuando son desechados arbitrariamente. Finalmente, se deberá propiciar una actitud responsable del estudiante sobre la automedicación y manejo de antibióticos para no ocasionar riesgos de contaminación, y en un informe final será expuesto ante sus compañeros, hasta poder ser difundido entre la comunidad por ser un tema de interés para toda persona común de la sociedad.

Como podrá observarse en el ejemplo anterior, a través de la comunidad de indagación, considerando los estilos de aprendizaje, características cognitivas, biológicas, socioemocionales, necesidades e intereses de los estudiantes, partiendo de los conocimientos previos (sin percatarse el estudiante estará aportando en esta primera etapa del proceso, conocimientos relacionados con la química, biología, ecología, matemáticas entre otras posibles disciplinas), ya en siguiente momento, el estudiante hará uso de técnicas de búsqueda de información usando la técnica de la entrevista (investigación de campo) y fuentes documentales, apoyándose en el uso de la TIC; consolidando de esta manera aspectos cognitivos, habilidades y actitudes que dan lugar al desarrollo de competencias y adquisición de conocimientos significativos de distintas disciplinas. Al socializar y difundir la información, ponen de manifiesto sus competencias comunicativas.

Para los docentes ya no debe ser la planeación y conducción del aprendizaje una actividad en solitario, debe ser producto del trabajo colaborativo en colegiados, con ello se sugiere podrá aspirar a que la interdisciplinariedad no sea solo una intención sino una realidad, un paradigma pedagógico que favorezca la formación integral de nuestros estudiantes.
La comunidad es un espacio gratuito a la que os invitamos a uniros.


Palabras clave:

viernes, 25 de marzo de 2016

La interdisciplinaridad y la adopción de una higuera


Compartir en facebook
11 de marzo de 2016

María Elena Guntiñas Rodríguez. Santiago de Compostela. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Siempre defiendo que desde siempre el objetivo de todo profesor es el de que sus alumnos y alumnas alcancen el éxito para lo que recurrirá a todos sus conocimientos, recursos y estrategias que tenga a su alcance, de tal modo que su labor docente resulta ser interdisciplinar, lo cual no fue siempre reconocida.

En los primeros años de mi trabajo docente, esto fue en la década de los ochenta del siglo pasado, impartí clase de Ciencias de la Naturaleza en distintas especialidades de la enseñanza de Formación Profesional (FP) que en aquellos años estaba regulada por la Ley General de Educación de 1970, es decir, antes de las reformas realizadas de esta enseñanza en los años 1990 y posteriores. En aquellos años, la FP era la alternativa a la enseñanza del Bachillerato que tenían los estudiantes al terminar la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), sobre todo, la de aquellos que, por distintas razones, deseaban incorporarse al mundo laboral. Esta FP comprendía tres niveles educativos, que otorgaban los correspondientes títulos, Primer Grado (FPI), Segundo Grado (FPII) y FP Específica, aunque en la práctica, solo se desarrollaron los dos primeros niveles. El título de FPI se obtenía tras aprobar los dos cursos del nivel, 1º y 2º de FPI, y el de FPII al terminar con éxito los tres cursos correspondientes, esto es, 1º, 2º y 3º de FPII. La intención de este tipo de enseñanza se reflejaba en el prólogo de la citada Ley de 1970: ...completar la educación general con una preparación profesional que capacite para la incorporación fecunda del individuo a la vida del trabajo, en base a ello las Ciencias de la Naturaleza se incluyeron enla educación generalde todas las familias, ramas y especialidades de Formación Profesional, es decir, constituía una de las materias comunes de los currícula de esta enseñanza. En consecuencia los estudiantes del Primer Grado tenían que cursar Ciencias en el segundo curso (2º FPI), con una carga horaria de dos horas a la semana, y los de Segundo Grado en primero o en tercero (1ºFPII o 3ºFPII), según la especialidad por la que habían optado, en ambos casos la carga horaria era de tres horas semanales.

Todo lo expuesto anteriormente tiene como objetivo de que lleguen a intuir cual era la predisposición del alumnado de las especialidades de Automoción, Electricidad, Mecánica, Electrónica, Administrativo, Cocina, Delineación y Peluquería y Estética, a las que impartí clases de ciencias, ante el hecho de que tenían que estudiar una asignatura que, según su opinión, no les serviría para nada. Recuerdo que los primeros días de clase me sentía cual gladiadora ante los leones cuando oía: ¡no pretenderá dar el programa!, ¡ni examinar, y mucho menos suspender!; ¡nos negamos a comprar el libro de texto!; ¿no pasará lista y pondrá faltas? ¡¡¡esta asignatura está aprobada porque sí!!!...La confrontación más extenuante se producía en los cursos de 3ºFPII, sobre todo en las ramas de mecánica y automoción, en ellos, casi siempre, solo había varones cuya edad era superior a 17 añosResulta obvio decir que era el pensar de otros tiempos y que, además, mi aspecto de mujer joven y de poca estatura les inclinaba a creer que hablando de ese modo me harían claudicar en mis objetivos en relación a la materia que había que impartir y para con ellos. Como escribe Don Fernando Trujillo, miembro de esta comunidad, tenía proyectos invisibles y sin saberlo era y soy de la misma opinión que Don Mariano Martín Gordillo: Educar es mucho más que enseñar: es humanizar.

Me servía de consuelo saber que mi caso no era único si no muy frecuente entre mis compañeros de las materias comunes, salvo en los casos de las Matemáticas, en todas las especialidades, y de la Física, en algunas, que eran consideradas como muy importantes...suspensos en Matemáticas, bueno, es lógico, son difíciles, pero...en Ciencias es intolerable!!! Conversando con una amiga, profesora de Historia en otra comunidad autonómica, me enteré de que contrarrestaba el sentimiento de frustración generado por el desinterés de su alumnado con la lectura de las obras, críticas, satíricas y rebosantes de humor de Tom Sharpe (Thomas Ridley Sharpe), un antropólogo inglés, desconocido para mi hasta ese momento, y que, entre otros oficios, fue profesor de Historia Europea en el Cambridge Collage of Arts and Technology y Premio de Humor Negro en 1986. Me receté el mismo jarabe y leí alguno de sus libros comenzando por su famoso Wilt (1975), empaticé con su profesor Wilt, relacioné sus grupos Carne 1 y Carne 2 con Cocina 1 y Cocina 2...no cabe duda de que estas lecturas me hicieron pasar ratos muy agradables y me llevaron a la conclusión de que la problemática docente es universal y por tanto debía de seguir apostando por mis proyectos invisibles de los que haré un comentario breve.

Para aminorar el fuerte rechazo que manifestaban los estudiantes, la baja consideración en que tenían a la asignatura de Ciencias Naturales y el elevado fracaso en los exámenes, derivado no solo de su desinterés si no también de problemas de lectoescritura más o menos graves, de comprensión del lenguaje y de desorden, opté por distintas estrategias teniendo en cuenta la especialidad, el nivel y curso al que impartía clase, siendo algunas las siguientes:


  • Introducir en las clases lecturas de noticias publicadas en los periódicos y revistas, tanto locales como nacionales, relacionadas con el temario que se desarrollaba en clase. Con ello pretendía no solo lograr todo lo anterior, si no desarrollar el hábito de leer y buscar información y ahondaba más en ello al pedirles como trabajo complementario un dossier de noticias publicadas en los medios de comunicación de las que tenían que hacer un comentario y establecer su relación con el temario impartido, porque ...Educar es: Aprender a pensar (Marina Garcés).
  • Marcar un libro de lectura para cada evaluación del que había que presentar un trabajo con los apartados mínimos siguientes: Portada, Índice, Resumen, Opinión Personal, Valoración (a valorar se aprende valorando), Vocabulario y Fuentes de Información. Se valoraba también la presentación del trabajo. Esta acción generó fuertes repulsas por parte de los estudiantes y de algunos profesores porque los libros de lectura se correspondían con la asignatura de Lengua y Literatura no con la de Ciencias.Pese a todo la actividad se consolidó y hoy no se discute. Uno de los autores seleccionados fue Julio Verne (Jules Verne, 1828-1905) y de la prolífica obra de este doctor en Derecho, mencionaré y justificaré solamente las más leídas: Viaje al Centro de la Tierra, en ella se tratan temas de geología, mineralogía y paleontología, lo que era importante por su relación con el temario pero además me interesaba por su mensaje de combatir la ignorancia y estrechez de miras mediante el valor, la inteligencia y la bondad. Desconozco la huella que les dejó la lectura de esta aventura, entre otras cosas, por la coherencia del profesor Lidenbrock, de su sobrino Alex y del alquimista Arne Saknüssemm. La vuelta al mundo en ochenta días, por su espíritu de aventura, por ser un tratado de geografía, de ciencias sociales...Uno de los apartados del trabajo correspondiente era trazar en un mapamundi la ruta del viaje indicando las poblaciones y otros aspectos, por ello hubo llamadas a la dirección del centro argumentando que la profesora exigía un nivel universitario...Educar no es fácil. Por supuesto que se leyeron otros autores: C. Darwin, A. Camus, C Allegre, I. Asimov, Gerald Durrell...de los que, tal vez, en una futura ocasión pueda tener la oportunidad de comentarles su papel en mis clases de Ciencias.
  • Elaboración de relojes solares y maquetas del sistema solar, del litoral de Galicia..., todo un éxito, lo hicieron tan bien que dieron pié al montaje de exposiciones abiertas al público y a reseñas y entrevistas periodísticas. Sin mediar la elaboración de un proyecto común los profesores de prácticas se involucraron ayudando a los alumnos a resolver problemas de escalas, eléctricos...Un buen ejemplo de interdisciplinariedad, siempre presente, sin necesidad de papeles intermedios, cuando hay voluntad de educar no solo de enseñar. Con estos ejemplos quiero aportar pruebas sobre la existencia de colaboraciones entre profesores de distintas especialidades y viceversa para lograr un objetivo por lo que no se trata de un modelo actual de enseñanza, tal como manifiesta Florinda González Villafuerte, perteneciente a esta comunidad de educadores, en su artículo La interdisciplinariedad ¿Una moda en educación?

Podría seguir enumerando más acciones y actividades desarrolladas a lo largo de mi carrera docente para conseguir los objetivos anteriormente mencionados, pero corro el riesgo de no aportar nada nuevo y de aburrirles con la lectura, no soy Julio Verne, mas no puedo terminar este escrito sin contarles el hecho que ha dado pié al título del mismo. Un año al comenzar el curso decidí que el proyecto invisible sería ADOPTAR A UN ÁRBOL, porque tenía y tengo presente que no se valora lo que no se conoce y tenía la constancia de que, en general, la sociedad gallega no era consciente del fantástico y maravilloso medio natural que poseía, precisamente por verlo y disfrutarlo desde el nacimiento, y también, es justo decirlo, a que debido a las frecuentes y amargas emigraciones sufridas, las personas que quedaban al cuidado de la hacienda (mujeres, niños y viejos) trabajaban a destajo las tierras para poder sobrevivir y no tenían ni tiempo ni ánimo para apreciar esta maravilla natural si no todo lo contrario. Elegí un árbol por ser un ser vivo macroscópico, inmóvil y de amplia variedad y distribución en esta tierra ya que los alumnos tenían que elegir uno (adoptarlo), identificarlo, situarlo y a lo largo del curso hacer un diario en el que anotarían todos los cambios que sufría, los sucesos relacionados con el mismo...y al final deberían elaborar un trabajo que presentarían para su valoración, por lo tanto deberían elegir uno que tuviesen cercano o bien que pudiesen verlo todos los días. Llegó final de curso, la entrega de los trabajos y su posterior corrección; cogí uno de ellos, cuya presentación dejaba que desear, leí el nombre del alumno, no se destacaba por su rendimiento académico, y comencé a leerlo; al terminar su lectura me invadió una gran satisfacción porque el objetivo se había cumplido. De puño y letra escribió que había comentado en casa el trabajo que tenía que hacer para la asignatura de Ciencias. Entre su abuelo y él decidieron el árbol, que no fue otro mas que la Higuera que tenían debajo de casa. El aspecto inicial en el entorno de la Higuera era desastroso, lleno de inmundicia e impenetrable y él y su abuelo se pusieron manos a la obra: retiraron los restos de electrodomésticos, de ruedas...eliminaron las silvas y, liberada la higuera, continuaron con el entorno. Terminó su relato de la siguiente forma: Ahora, mi abuelo y yo vemos a la Higuera todos los días, está preciosa, nos sentimos orgullosos porque da gusto verla. Hubo otras historias, algunas simpáticas, pero esta a mi también me llenó de orgullo porque rebosaba humanidad.

Palabras clave:

La interdisciplinariedad ¿Una moda en educación?

La interdisciplinariedad. ¿Una moda en educación?


Compartir en facebook
26 de febrero de 2016

Florinda González Villafuerte
Tapachula, Chiapas; México. IBERCIENCIA. Comunidad de educadores para la cultura científica.
Los seres humanos a lo largo de la historia han tratado de comprender la naturaleza generando conocimientos para satisfacer sus necesidades, crear nuevas rutas que posibiliten el mejoramiento en la calidad de vida de los habitantes y para lograrlo la integración de los saberes ha estado presente, la interdisciplinariedad ha estado presente, hablar de ello en los espacios áulicos como si fuera una novedad o una moda no tiene sentido; es simplemente una necesidad.

Si recreamos la actividad docente a partir de mediados del siglo XX en donde se parte de un cambio fundamental en lo que respecta al conocimiento de las ciencias y el papel que el maestro dentro del aula y fuera de ella representaba para la sociedad, podríamos en la actualidad replantearnos si quisiéramos ser maestros con la mirada pedagógica de los últimos 30 años que atomizó el conocimiento y a partir de ahí se vino una fragmentación (por una mala interpretación de lo que es la especialización); recuerdo que los maestros de primaria en mi época (les estoy hablando de 1955 en adelante) tenían a su cargo el grupo que les habían asignado y se permitían dar desde lenguaje hasta deportes pasando por manualidades y comportamiento cívico, presentaban una facilidad para integrar cada una de las áreas con ejemplos cotidianos, nos hablaban de las estaciones del año haciendo hincapié en cada una de las manifestaciones de la materia sin utilizar un lenguaje muy rebuscado y siempre tratando de que se diera esa relación hombre-naturaleza.
Lo que comento líneas arriba lo hago con conocimiento de causa porque provengo de una familia de maestros: mi padre trabajó 54 años hasta que le llegó el momento de partir de esta vida y mi madre se jubiló hasta los 38 años de servicio en la docencia.
Nos enseñaban a sembrar plantitas, a zurcir la ropa, a observar los astros, a contemplar el movimiento del agua en los ríos, a buscar insectos, a criar conejos, pollitos, patos, nos enseñaban a construir una mini granja con la responsabilidad que ello conlleva. Al pasar a la secundaria el cambio tan drástico para los alumnos acostumbrados a estar con un solo maestro en toda la jornada escolar provocaba en algunos un cierto desconcierto por la multiplicidad de relaciones y órdenes diferentes que cada maestro con su disciplina representaba, sin embargo habían algunos profesores que compartían actividades para visualizar conceptos que cada uno de ellos retomaba en su asignatura correspondiente, aún recuerdo al maestro que nos impartía una asignatura llamada “modelado” y teníamos que hacer un órgano del cuerpo humano; primero lo hacíamos en plastilina y enseguida el vaciado en yeso y ese mismo órgano lo utilizaba el maestro de biología para hablar sobre las funciones del mismo y la importancia que éste representaba, así que el trabajo de cada uno de nosotros servía para todos.
Entonces la interdisciplinariedad, que se quiere manejar como un término nuevo acuñado por la dinámica globalizadora y por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), es aplicable a las reformas en educación que se están dando en todo el mundo como la solución que vendría a proporcionar la calidad educativa que tanto se pregona; pero en la realidad tiende únicamente a proveer de material humano capacitado para ser atraídos por las grandes empresas, aumentando más el poder económico que poseen, la mirada 100% capitalista ,sin preocuparse del sentido transformador que tiene el conocimiento para el propio ser humano y los grandes cambios que se podrían generar a partir de que los jóvenes se involucren en la resolución de problemas de su entorno con proyectos generados por ellos mismos, tratando de coadyuvar a mantener un equilibrio en este planeta que día con día nos muestra lo que el “hombre inteligente” en su evolución le hemos hecho.
 Es un hecho que la interdisciplinariedad no es un término nuevo, no es una moda, es simplemente una necesidad que tiene que ser rescatada del bote, cajón o escritorio en que fue arrumbada por todas esas modas pedagógicas que han dada al traste con la educación (cuando menos en mi país). La tendencia administrativa sexenal que poseemos en México en donde cada seis años se “inventa” un modo de enseñar por un nuevo Secretario de Educación (que desafortunadamente jamás ha estado involucrado en Educación, que no conoce la situación tan precaria que hay en las escuelas a lo largo del territorio nacional y que su única preocupación es mantenerse en el cargo público por los seis años) y esto se repite cada que hay cambio de poderes ¿Se imaginan lo que esto representa? El docente tiene que empezar otra vez a acomodarse en el nuevo modelo educativo, con las nuevas estrategias, con los nuevos requerimientos, no hay un seguimiento, no hay una preparación, no hay una guía o ruta pedagógica que le dé sentido al quehacer docente.
Debemos como maestros utilizar estrategias que permitan la interdisciplinariedad, organizar eventos en donde el alumno parta de una necesidad social para que en equipo presenten proyectos que permitan incidir en cubrir esa necesidad. La metodología didáctica implementada, así como el uso de la tecnología, entender el lenguaje científico-tecnológico, saber comunicarse utilizando las herramientas actuales, el manejo de la matemática así como el conocimiento del inglés garantizará en buena medida un cambio sustancial en nuestro sistema educativo; hay países que han realizado cambios en su modelo educativo enfocado a la interdisciplinariedad y que le apuestan en el logro de estudiantes con una visión más amplia en la resolución de problemas que afectan a su entorno, uno de ellos es Finlandia y el otro es Japón, estos dos países han logrado a partir de esta integración de conocimientos desde preescolar que los niños sean capaces de resolver pequeños problemas cotidianos poniendo en funcionamiento el cerebro demostrando con ello las competencias adquiridas.
Desafortunadamente nada escapa de lo político, observamos con tristeza como cada país se mueve sirviendo a intereses de los grandes empresarios, de las trasnacionales, luego entonces los maestros tenemos que hacer algo para evitar que nuestros jóvenes al no poder estar acordes con los avances de los países de primer mundo tengan que convertirse en ciudadanos de tercera.
En México ya se tienen algunas instituciones de educación básica, media y superior que trabajan a partir de una interdisciplinariedad con el Método de proyectos buscando la mejoría de los alumnos para abatir un poco la falta de recursos tal es el caso de Chapingo, las Normales, y algunas escuelas de educación básica que tienen proyectos agrícolas, de robótica, de construcción de prototipos, etc. en donde aplican los conocimientos adquiridos para resolver problemas desde la inmediatez por la estadía corta que tienen los jóvenes en las instituciones; sin embargo son pocas las instituciones y los docentes que lo hacen, se requiere entonces que se multiplique, que se tenga muy claro en qué consiste y cuál es la finalidad.
Desde el inicio de estas reflexiones indico que la interdisciplinariedad ni es una moda, ni es algo nuevo, en la década de los años 40 del siglo pasado William Heard Kilpatrick (1871-1965) desarrolló un método activo y creativo: método de proyectos centrada en una actividad práctica de los alumnos que podía ser: manual como una construcción, de descubrimiento como una excursión, de competencia como un juego, de comunicación como una narración, ensayo, cuento.
Los proyectos los clasificó en cuatro grupos:
  • De producción
  • De consumo
  • De resolución de algún problema
  • De perfeccionamiento de alguna técnica
Las características del proyecto didáctico son:
  • Un plan de trabajo manual
  • Una actividad motivada por medio de una intervención lógica
  • Un trabajo manual teniendo en cuenta la diversidad globalizada de enseñanza.
  • Un ambiente natural
La última palabra la tenemos nosotros, si como docentes consideramos el acto o la instrucción como solo una reafirmación de una preocupación cuantitativa de la eficiencia y la especialización estamos cayendo en un pragmatismo que nos aleja de la esencia del ser que tenemos y por el que nos debemos ocupar: nuestro alumno. Como educadores debemos de intervenir, tomar posición y mostrar un camino como decía Paulo Freire (1921-1997), él pregonaba que educar no es ser omiso y que buena parte de una intervención negativa del docente es precisamente el omitirse; el tomar una postura es fundamental ya que la escuela puede servir como práctica para la libertad o como práctica para la dominación. La pregunta que debemos hacernos es ¿Cuál es la postura que voy a adoptar? 
Palabras clave:

jueves, 26 de noviembre de 2015

Tianguis "El Huacalero" Un caso existoso en el marco de la ODS de la Naciones Unidad

El Tianguis de Productos Orgánicos y Naturales “El Huacalero”. Un caso exitoso en el marco de los ODS de las Naciones Unidas


Compartir en facebook
25 de noviembre de 2015
José Heber De León Monzón. Ciudad Hidalgo, Chiapas, México CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica.

En octubre de 2015 se celebró el 8º aniversario de una iniciativa de gran impacto para la vida de productoras rurales que habitan en las “faldas” del Volcán Tacaná en el estado de Chiapas, México. Sin duda un hecho exitoso que desde la academia ha dignificado al medio rural en los ámbitos de salud, nutrición, seguridad alimentaria, social, cultural, crecimiento, empleo, disminución de desigualdad, gobernanza, diversificación de la producción promoviendo el desarrollo sustentable, que merece ser reconocido como un ejemplo a favor de los Objetivos del Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas.

En el año 2008 dio inicio las actividades del Tianguis de Productos Orgánicos y Naturales “El Huacalero”, a iniciativa del Dr. William Gamboa Moya, con la finalidad de dignificar el trabajo de la gente de las comunidades rurales, su amor por la tierra y la naturaleza, apoyado en la ciencia, motivo a académicos del Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), CBTa 60 y Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) a emprender acciones para crear un espacio en el cual esos pequeños productores del Volcán Tacaná y sus alrededores, dando origen a este tianguis.

“El Huacalero” toma su nombre de una planta denominada huacal o morro Crescentia cujete que es un símbolo de los habitantes de Tapachula, Chiapas, ciudad donde se instala los días miércoles, sábado y domingo este tianguis. “Dale salud a tu vida” es lema con el que las productoras de “El Huacalero” comparten del productor al consumidor, alimentos frescos (verduras, frutas, hojas verdes de gran valor nutritivo) o preparados artesanalmente (pozol, chocolate, cacao, productos de soya), así como plantas ornamentales, bajo la filosofía de la producción orgánica, libres del uso de agroquímicos.

Las productoras del tianguis provienen de diversas comunidades rurales que para llegar a ofertar su productos en punto de las 7 de la mañana, tiene que “bajar” del Volcán Tacaná http://www.jornada.unam.mx/2013/03/16/cam-tacana.html, para ello inician su recorrido en algunos casos desde la 3:00 horas y para preparar los alimentos a las 1:00 horas, en plena madrugada; pese a ello esta iniciativa ha sido acogida con gran aceptación pues de la voz de ellas mismas señalan que el tianguis se ha convertido para ellos en una oportunidad permanente de ingreso a la economía familiar. Al tianguis acuden con frecuencia personas de la sociedad civil, organizaciones, académicos, profesionistas tanto locales como nacionales e internacionales.

Este espacio de interacción de mucho acercamiento entre el medio rural y la sociedad urbana, es ya reconocido a nivel local, regional, nacional e internacional, pues esta adherido a la Red Mexicana de Tianguis y Productos Orgánicos, que reune a varios grupos de productores orgánicos en México, ha sido también espacio de estudios académicos y científicos, en la formación de recursos humanos a nivel técnico, licenciatura y posgrado, siempre en el marco de la sustentabilidad y el rescate del conocimiento local y cultural.
En un afán de reconocer y fortalecer la producción orgánica y la labor de las productoras, que es un asunto de equidad de género pues representan la mayor fuerza productiva del tianguis, la academia, en particular ECOSUR ha brindado capacitación técnica a todos sus miembros en aspectos de los principios de la agricultura orgánica, producción de hortalizas en camas biointensivas, elaboración y aplicación de abonos orgánicos, biocontrol de plagas y enfermedades, diversificación de la producción, cría de animales, creación de empresa social, certificación participativa, nutrición, salud, inocuidad alimentaria, entre otros a través de participación en talleres de escuela de campo, diplomados, cursos y participación en ferias regionales y nacionales de tianguis y mercados orgánicos. Al interior del tianguis se encuentran comités que regulan la participación de las productoras, la calidad de los productos que se ofertan, siendo siempre acompañados por un grupo impulsor integrado por académicos y un comité de certificación participativa, en donde también tienen participación los consumidores.

Todos los aspectos señalados, sin duda alguna es una iniciativa local que como otras de su género puede ser replicada en varias localidades de Iberoamérica, que incorpora a varios actores de la sociedad, principalmente productores rurales en un binomio muy estrecho con educadores ambientales, y que se fortalece en el marco de los Objetivos del Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas.

Un especial reconocimiento al grupo impulsor, en sus inicios el Dr. William Gamboa Moya (qepd), agroecólogo costarricense y de manera permanente el impulso que le han dado el M.C. Raúl Cuevas González, M.C Rosa Elba Hernández Cruz, Ing. Manuel Figueroa Yee, M.C. Carlos Villatoro y el autor del presente artículo. Un profundo reconocimiento a investigadores, profesores, tesistas y estudiantes, ONG’s que han contribuido a fortalecer la vida organizacional de “El Huacalero”. Indudablemente el mayor reconocimiento a las productoras que para producir lo que ofertan recorren de la comunidad a sus parcelas hasta dos horas, caminando entre las veredas de la montaña.