miércoles, 15 de abril de 2015

Andamio cognitivo para la adquisición de aprendizajes significativos a través de la comprensión lectora

De los conocimientos previos a la adquisición de aprendizajes significativos… leyendo artículos de divulgación científica


Compartir en facebook
15 de abril de 2015

José Heber De León Monzón. Ciudad Hidalgo, Chiapas, México CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica.
Nuevos conceptos e ideas interconectan nuestros sentidos con los conocimientos previos, mismos que parten de la experiencia e incluso de lo que imaginamos, pero estos pueden ser correctos o no. La estrategia didáctica Andamio cognitivo para la adquisición de aprendizajes significativos a través de la comprensión lectora”, es una propuesta metodológica que permite a los estudiantes reflexionar sobre lo que leen y permite despertar en ellos a través de la lectura la vocación por la ciencia.
Los conocimientos previos parten de ideas, experiencias e incluso de la imaginación
Cuando llegan a nosotros conceptos, ideas o imágenes “nuevas”, a través de un proceso cognitivo se asimila, procesa y trata de sistematizar dicha información a partir de la experiencia, la percepción, imaginación u otras vías.
Desde el año 2009 como miembro de la red iberoamericana de comunicación y divulgación científica se ha venido utilizando los materiales didácticos para promover la cultura científica de IBERCIENCIA de la OEIhttp://ibercienciaoei.org/contenedores/, cuyas actividades promueven la comprensión de la lectura, la indagación de información e incluso la opinión de los estudiantes en torno a temáticas de interés actual en el campo de la ciencia y la tecnología. Asimismo, he apoyado mis actividades didácticas con artículos de divulgación científica de la revista ¿cómo ves?http://www.comoves.unam.mx/ y eventualmente artículos de la sección de ciencias del periódico La Jornada http://www.jornada.unam.mx/ultimas/ciencias/
En la búsqueda de estrategias que propicien el desarrollo de competencias lectoras y la vocación científica, basado en la técnica SQA (lo que sé, lo que quiero aprender y lo que aprendí), he diseñado como propuesta didáctica la estructura de un andamio cognitivo que permite a través de un proceso de metacognición y comprensión lectora, analizar y organizar información de diversos tipos de textos o imágenes, que parte desde la introspección de los conocimientos previos en torno a un tema o concepto a la búsqueda de adquisición de aprendizajes significativos a partir de la comprensión lectora y la comunidad de indagación. La estructura del andamio cognitivo posee tres componentes: a) Datos de identificación, b) comprensión lectora y proceso de metacognición, c) información complementaria.
En el primer componente se registra la ubicación curricular de la asignatura y tema o concepto que se aborda, así como quién desarrolla la actividad, en nuestro caso el estudiante. El segundo componente sobre el proceso de comprensión lectora y metacognición, está dividido en cinco columnas, cuatro de ellas para indicar “Lo que…” sabía, investigue/leí/observe/experimente, aprendí, no aprendí y no entendí; la quinta columna “Para que me sirve”.
Para desarrollar este proceso, en un primer momento se le presenta al estudiante el título del artículo que contiene el texto, concepto que se abordará e incluso para el análisis de una imagen (fotografía, esquema, gráfica, etc); con ello se recupera los conocimientos previos que posee el estudiante o lo que logra imaginar según lo exprese el título, concepto o imagen. Estos conocimientos previos, el estudiante los registra en la primera columna (Lo que… sabía/creo/imagino). En un segundo momento, se hace entrega al estudiante el material de lectura en cuestión, solicitándole que identifique las ideas principales, mismas que redactará en pequeños enunciados en la segunda columna (Lo que… leí/investigue/observé/experimente) y un resumen, síntesis, paráfrasis o algún organizador gráfico al reverso de la hoja, lo que da cuenta de lo comprendido en la lectura. En la tercera columna (Lo que… aprendí) argumenta de manera concreta lo que aprendió a partir de la actividad de comprensión lectora. El andamio cognitivo permite también que sea el mismo estudiante quien reflexione sobre lo que no logró aprender al no haber entendido algún concepto o idea contenida en el documento (Lo que… no entendí) y, además cómo considera que esa información se relaciona con algún aspecto de su cotidianidad (Para que… me sirve).
En el tercer componente del andamio, el estudiante registra la fuente de información en la que se apoyó para desarrollar la actividad; con ello se promueve que el estudiante aprenda a reconocer la importancia de dar crédito al derecho y responsabilidad delo que publica el autor. Además, si durante este proceso cognitivo de comprensión lectora, el estudiante tuvo alguna dificultad para aprender, este instrumento tiene un espacio para que ahí lo registre; por ejemplo, un lenguaje con muchos tecnicismos, texto no legible (por lo general problemas de impresión), poco tiempo para realizar la lectura, entre otros. A los estudiantes se les solicita que es importante escribir en todos los componentes del andamio cognitivo, ya que es fundamental para retroalimentación que recibirá por parte del profesor.
A manera de ejemplo, se transcribe algunos enunciados o párrafos que los estudiantes ha escrito en el andamio cognitivo:
En el artículo de Guillermo Murray “Vuelve el Niño” de la revista ¿cómo ves?, estudiantes de segundo semestre de bachillerato exponen en el espacio “Lo que sabía/creo/imagino (conocimientos previos)”: –se debe tratar de un niño extraviado; un niño que se había ido y regresa; la historia de algún niño…– recordar que en ese primer momento de la actividad sólo se les presenta el enunciado del título o tema que se abordará; en esta acción se ha observado que “atrapa” el interés de los estudiantes por conocer el contenido. Cuando llevan a cabo la lectura se percatan que se trata de un fenómeno meteorológico denominado El Niño el cual ha llegado a ser causa de desastres naturales, algunos de ellos lo relacionaron con su propia vivencia y recuerdan los estragos que les ocasionó el Huracán Stan, que siendo aún niños experimentaron en octubre de 2005 los embates de este tipo de fenómenos naturales; reconocen ahíla importancia de que se les presente este tipo de información.
Otro ejemplo, es el artículo de María R. Sahuquillo “La tasa grasa, es por su bien” publicada en El País en 2011, tomada de los materiales didáctico de los contenedores de IBERCIENCIA de la OEI. En este caso, estudiantes de sexto semestre de bachillerato (ya más familiarizados con la actividad), exponen en la columna de conocimientos previos: –debe referirse a la comida chatarra cargada de grasa; es importante comer alimentos que no tengan grasa, entre otras-, la mayoría de los estudiantes relacionan el titulo con la alimentación reduciendo el consumo de grasas, pero no con la idea central del contenido del artículo sobre gravar económicamente el consumo de alimentos ricos en grasas y carbohidratos, lo cual rescatan después de haber realizado la lectura del articulo y las actividades didácticas para el estudiante.
De igual manera, de los mismos contendores de IBERCIENCIA el artículo “Los tomates ya no saben a nada” de Carmen Moran publicado en El País en 2009 ha originado expresiones como:–quizás sea porque los tomates se cortan aún verdes, con tantos agroquímicos se afecta el sabor…– ya cuando los estudiantes comentan en plenaria el artículo y actividades se destaca que en realidad el hecho que los tomates, como otras frutas y legumbres, modifiquen sus propiedades organolépticas, es a causa del manipuleo biotecnológico en la búsqueda de una mayor producción bajo el modelo de una agricultura intensiva, en contraste con lo que han aprendido sobre la producción natural u orgánica. En ese momento, relacionan el artículo con la visita que se realiza al Tianguis de Productos Orgánicos y Naturales “El Huacalero”, del cual es miembro del grupo académico promotor el autor del presente artículo.
Debe señalarse que para el caso de los materiales de la OEI, el andamio cognitivo es una acción previa a las actividades didácticas propuestas para el estudiante señaladas en cada uno los materiales.
Al momento, este andamio cognitivo sólo se ha establecido como una estrategia didáctica y recopilado algunas observaciones que han permitido ir haciendo modificaciones hasta el diseño actual, lo que no significa que sea un producto acabado, y sería interesante que colegas de la Comunidad de Educadores por la Cultura Científica lo pudieran usar en sus actividades escolares y recibir comentarios o sugerencias. Lo que sigue es intentar sistematizar la información recabada que logre valorar de manera cualitativa o cuantitativa el nivel de concreción sobre la comprensión lectora.

Andamio cognitivo para la adquisición de aprendizajes significativos a través de la comprensión lectora con materiales de divulgación científica

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?De-los-conocimientos-previos-a-la